martes, 12 de mayo de 2009

¿Todavía en las mismas? Sobre la polémica de la píldora postcoital.

El acceso a los métodos anticonceptivos por parte de las mujeres occidentales a mediados del siglo pasado, generó lo que se ha denominado la “revolución sexual”. Desvinculándose los fines reproductivos del placer sexual, de la sexualidad, y posibilitando a las mujeres gracias a fármacos y al latex, poder controlar meior el cuerpo y planificar la maternidad.


Fue un paso fundamental para la liberación de las mujeres, y para su empoderamiento. Entonces, las voces reaccionarias, moralistas y fundamentalistas clamaron al cielo.


Ha pasado más de medio siglo, y ante la noticia de vender la píldora del día después sin limitación de edad y sin prescripción facultativa en las farmacias ha generado una polémica similar.


El hecho es simple, aunque no hemos de banalizar ni frivolizar: necesitamos una nueva cultura sobre salud sexual y afectiva.


Ante una situación de emergencia: rotura del preservativo, o práctica de riesgo, la chica/mujer puede ir a la farmacia, y tomar esta píldora hasta las siguientes 72 horas para inhibir la fecundación, la implantación del esperamatozoide en el óvulo.


No es una práctica abortiva, sino anticonceptiva. Con esta medida, esperemos que se garantice una dispensación universal: ya está bien de anteponer la sacrosanta objeción de conciencia por encima de los derechos de las mujeres.


Avanzar en materia de salud sexual y reproductiva requiere de medidas de prevención y sensibilización, y de otras para no llegar a un embarazo no deseado. Lo ideal, es la conciencia y la responsabilidad en las prácticas sexuales, pero en cualquier caso, ésta es una medida que prevendrá de posteriores interrupciones del embarazo.


Aplaudo la medida.

2 comentarios:

Rústica dijo...

Que se sigan quejando... nosotras seguiremos actuando ;)

Un beso,

Carmen.

Silvia Cano Juan dijo...

Hola Carmen, además, en nuestra Comunidad Autónoma estamos de enhorabuena, primero por ser una de las CC.AA que financian públicamente este anticonceptivo de urgencia, siempre que se haga con prescripción médica, y porque según ha afirmado el conseller de Salud esta posibilidad que se ofrece desde hace unos meses complementará a esta medida estatal, teniendo el plus que permite el contacto de l@s profesionales médicos con la joven/mujer e incidir en estrategias de prevención.
Creo que nuestra CC.AA es un modelo para todas las demás, y espero que se sumen a esta iniciativa socialista.