miércoles, 3 de septiembre de 2008

Educación para la ciudadanía

A pocos días de que comience el nuevo curso escolar, quedan algunas incógnitas pendientes de cómo se resolverá la desobediencia orquestada a la asignatura de educación para la ciudadanía en algunas de las comunidades del PP, con el perjuicio que de esta decisión se derivará para el alumnado objetor. La ministra de cultura ha dejado claro, que tal asignatura computará como matemáticas.


La oposición frontal a esta asignatura que promueve y ensalza valores cívicos de tolerancia, convivencia y respeto, no es una oposición inocente. El monopolio de la moral, en manos de la jerarquía católica, amén de la derecha reaccionaria, se ve amenazado por un ethos de la cultura democrática que el estado-laico debería haber salvaguardado desde hace mucho tiempo.

Ni la dignidad de las personas ni los derechos humanos son cuestionables. Esto no es ideología, es un axioma del que partimos las sociedades democráticas.

¿Acaso Esperanza Aguirre va a promover una movilización masiva contra la asigantura de ética, que plantea las diferentes opciones morales y sus fundamentaciones? ¿o movilicirá, tomando ejemplo de sus colegas norteamericanos en contra de enseñar la teoría de la evolución de las especies de Darwin por atentar contra los presupuestos creacionistas?

La asignatura de educación para la ciudadanía no implica más que incorporar en el temario educativo el conocimiento de nuestros valores constitucionales, y del respeto democrático a las diferentes opciones morales de las personas. Implica educar en la pluralidad democrática sin dogmatismos ni autoritarismos, en la igualdad de género, en el conocimiento científico las diferentes opciones ideológicas, en la importancia de la solidaridad entre pueblos, y un largo etc.

Está claro que la derecha de nuestro país, dista todavía mucho de ser democrática.

2 comentarios:

Horrach dijo...

Hola Silvia, buenas noches y suerte con tu blog.

No puedo evitar hacerte algún matiz a lo que dices en la entrada. Con deportividad. Es cierto que un sector de la derecha española (la que 'dirige' la Cope y compañía) están haciendo un papelón con el tema de esta asignatura (necesaria, pero con la que hay que ir con cierto cuidado en cuanto a la forma de impartirse se refiere), pero me parece algo exagerado decir que toda la derecha política española (interpreto que sólo te refieres al PP, y no al PNV o a CiU) es antodemocrática. Entre otras cosas porque no lo justificas suficientemente. Tampoco me parece muy consecuente con el espíritu de educación en valores cívicos; es decir, que no podemos decir, por una parte, que hay que educar en el pluralismo y en el diálogo, y después dejar fuera de juego a toda la derecha española al completo (porque considerarla no-democrática tendría esos efectos). ¿No crees?

saludos vermalianos

Silvia Cano Juan dijo...

Hola Horrach!

Me alegra encontrarte por el ciber espacio.

En efecto, la apreciación que me realizas es oportuna y del todo correcta. Es cierto que en mi generalización con la derecha española he sido imprecisa, en realidad, estaba pensando en el Partido Popular, y no en PNV, CIU o UPyD.

Es indignante que responsables, si se pueden llamar así, políticos, salgan en los medios haciendo apología de la objeción de conciencia hacia esta asignatura, que sabemos bien es del todo necesaria.

Saludos y hasta la próxima cena!!