jueves, 19 de noviembre de 2009

REGLAMENTAR LAS DESIGUALDADES, PARA HACER LEGAL, LO INMORAL


Ya he llegado a un punto en el que argumentar/justificar que la prostitución no puede ser una actividad profesional como cualquier otra: camarera, peluquera, empresaria, es como tener que dar razones, del tipo, ¿por qué no debemos robar? ¿por qué debemos ser cívicos? o ¿por qué no puedo vender libremente mi riñón?

Después de la aprobación por parte del Gobierno estatal del Plan integral de lucha contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, plan que pretende luchar contra las mafias que trafican con miles de mujeres y niñas, y dar mayor cobertura legal a estas mujeres prostituidas a la fuerza, se reabre el debate, a nivel político y jurídico sobre la cuestión de la regularización. Se abrió hace un par de meses en el Parlamento estatal, y ahora, parece, que se reabre aquí en Baleares.

Me gustaría que cuando hablamos de “reglamentar, de legislar”, tuviéramos presente que lo podemos hacerdesde varias ópticas: una, en el sentido de considerar esta actividad como un trabajo, contrariamente de lo que piensa la Organización Internacional del Trabajo (manque les pese a muchas de las organizaciones que luchan por las “trabajadoras sexuales”), por ser una actividad contraria a los derechos humanos de las mujeres, y que por tanto, al igual, que la explotación infantil, no puede considerarse un trabajo, lo mismo con la prostitución.

El otro planteamiento es el abolicionista, y países como Suecia lo han implementado.

Me sorprende el grado cinismo a la hora de abordar estos debates: ¿de qué estamos hablando? ¿qué es lo que verdaderamente nos preocupa? ¿nos preocupa que haya un cierto número de mujeres ilegales, irregulares, sin derechos? Porque si es así comparto la preocupación, pero ¿por qué deseamos para ellas la prostitución? ¿por qué vinculamos la salida de esa irregularidad a esta condición?

Hay un artículo maravilloso, de la célebre filósofa Amelia Valcárcel, donde se plantea si la prostitución es un modo de vida deseable ¿lo es para cualquiera? Porque si la regularizamos en sentido de considerarla un trabajo, supondrá, que será un trabajo tan digno como cualquier otro, y que no nos importará que nuestras hijas, o las alumnas del colegio, nos digan que de mayor quieren ser prostitutas: “mamá, yo de mayor quiero chupar pollas de desgraciados que me tratarán como un puro objeto”. ¿de verdad que queremos esto para nuestra sociedad?

Estamos acostumbradas en que en los foros de debate, de opinión sobre si se debe regularizar o no la prostitución, normalmente opinan ELLOS. Señores, no se puede ser juez y parte. El 99,7 % de las personas que acceden a servicios sexuales son varones, y las personas prostituidas, mujeres con especial situación de vulnerabilidad. Personas que se ven abocadas a dedicarse a esto. ¡Hagamos su carga menos pesada, y legalicemos, como en Holanda, y regalémosle a todos esos proxenetas desalmados, que comercian con los cuerpos de las mujeres, ingentes cantidades de dinero, que hasta ahora es ilegal!

La prostitución es una vieja institución patriarcal, con un fuerte componente de desigualdad de género, donde el hombre accede, al cuerpo de la mujer como valor de uso y de cambio. Según la explicación de la psicóloga y Doctora en filosofía Victoria Sau, un número ilimitado de varones, “debe poder” acceder a un número limitado de mujeres, para “saciar” ese deseo masculino. La sexualidad instrumentalizada, única y exclusivamente, al servicio del varón.

Haréis una apología de la libertad desde vuestros sillones de piel, y deseando para las demás, lo que no querríais para vosotros.

Libertad es poder elegir entre opciones similares, no entre el abismo y la miseria.

Las putas de lujo, me preocupan bien poco. Pueden dejarlo cuando quieran. Hay un dato que no se nos puede escapar: el 90 % de las mujeres que están en las calles de nuestros barrios, ejerciendo la prostitución, son mujeres en situación irregular, mujeres prostituidas, explotadas sexualmente. Hay tráfico sexual de mujeres y niñas porque hay prostitución, y hay prostitución, porque hay todavía retrógrados que pagan por follar.

Lamento la postura de un partido que se llama a sí mismo progresista, y que por otra parte ha asumido un planteamiento totalmente capitalista sobre la compra y la venta de otro ser humano. Vaya mensaje trasladamos a la sociedad: por una parte impulsamos y reivindicamos la igualdad de género, y después, mostramos y cosificamos a las mujeres en escaparates. De esquizofrenia.

Que los debates ético y político, se planteen desde el punto de la estetización generalizada de nuestras calles y ciudades, (prostitutas en las calles no, enviémoslas lejos, a las periferias, o mejor, no verlo, y dentro, en los burdeles) supone renunciar a valores humanistas. Prohibamos la mendicidad agresiva, es fea y asquerosa, y como dijo Nietzsche “los mendigos te hacen siempre sentir mal: tanto si les das, como si no”. Tres cuartos de lo mismo con las prostitutas: en las calles no, pero sí apartadas de nuestra delicada vista. Que ojos que no ven...

Si queremos progresivamente acabar con la presencia de prostitutas en nuestras calles: primero, deberemos luchar contra las mafias, y segundo, prohibamos el ejercicio de la prostitución sancionando sobre todo al putero. Inhibamos esa conducta, vayamos a por la demanda para desestabilizar la oferta. Ésta es la fórmula que ha dado sus resultados en Suecia, con una reducción muy considerable del fenómeno de la prostitución.

España ya es destino sexual. Del medio millón de mujeres que se estima que hay en las fronteras de la Unión Europea, unas 300.000 mujeres, en situación irregular, de explotación sexual, echan raíces en nuestro territorio. Vecinos de otros países, que antes optaban por destinos turísticos más exóticos, incluso para tener sexo pedófilo con niñas y niños, vienen a España, porque encuentran un amplio catálogo de diversidad sexual: de todos los colores y con muy jovencitas. ¡Vaya con la promoción del turismo sexual!

Y qué hay de las costumbres, de nuestros turistas sexuales españoles, de estos santos varones, que se están frotando las manos, ante la perspectiva de la regulación, pues se calcula que hay 30.000 que van a hacer turismo sexual a países como Latinoamérica (donde en Guatemala, por ejemplo, hay 15.000 niñas explotadas sexualmente) por las legislaciones laxas y permisivas que tienen en torno a las penas.

Los empresarios del sexo, me perdonarán, pero no les tengo ningún respeto. Al igual que a los narcotraficantes. Si alguien se quiere sentar a negociar con ellos la dignidad de las mujeres, allá el/ella.

Por último, hemos visto que la autorregulación de los anuncios de prostitución, por el que el Gobierno apostaba, no ha dado sus frutos. Hay pocos medios, con esa responsabilidad ética y social. Y es que 40 millones de € anuales, dan para limpiar conciencias.

Si queremos aportar nuestro granito de arena, presionemos. Yo no te pongo publicidad institucional, hasta que... ¿capicci?

8 comentarios:

Mª Luisa dijo...

Hola Silvia, estoy completamente de acuerdo con todo lo que escribes en este articulo, yo lo tengo clarisimo respecto a la prostitución no se puede regularizar la mayor de las desigualdades existentes entre hombres y mujeres, y pienso que los que quieren regularizarla estan practicando el patriarcado aún sin saberlo por esos codigos que ae transmiten a lo largo de los siglos y aún no hemos sido capaces de " descodificar" . Las prostitutas de lujo a mi tambien me dan igual, las que realmente me preocupan son la inmesa mayoria, todas las demás, estoy convencida que no es el trabajo que les gustaría para sus hijas. un beso.

Lena de mar dijo...

Hola Silvia,
he llegado a tu blog a través de Leo. Me ha gustado mucho tu reflexión, yo también opino que la prostitución es el paradigma más evidente de la desigualdad de género y una de las formas más denigrantes de ejercer la violencia sobre las mujeres.
Hay que poner el foco de atención en los hombres que prostituyen, siempre que se habla de prostitución se habla de las prostitutas y no de los prostituyentes.
Seguro que te encantaría lo que opinan sobre el tema las feministas de Bolivia, las mujeres creando. Te dejo el enlace a su web: www.mujerescreando.org

Una abraçada i fins aviat, segur que coincidim a algun acte aquests dies.

Salut!

Lena

Horrach dijo...

Tampoco en esto estoy de acuerdo contigo, Silvia, ya te lo imaginarás, pero estoy escuchando de fondo a Shigeru Umebayashi y no me apetece discutir. Eso sí, se me ocurren algunas preguntas sobre lo que has escrito. Ahí van:

¿De verdad todas las prostitutas se dedican a eso "a la fuerza"?

¿La prostitución es algo tan grave y delictivo como la explotación infantil?

¿De verdad que Amelia Varcárcel es "célebre" y, sobre todo, escribe artículos 'maravillosos'?

¿Te has fijado en lo mucho que de puritana moral judeocristiana hay en tu posición sobre el sexo comprado?

¿Las prostitutas que "chupan pollas a tíos asquerosos" no reciben de estos nada a cambio? ¿No es eso una transacción? Si no hay mafia de por medio, ¿qué problema hay en que dos personas adultas de distinto sexo lleguen a un acuerdo semejante?

¿En los foros sólo opinan "ELLOS", esos hombres que, todos, llevan en su interior, por el hecho de ser hombre, a un jodido maltratador y a un putero miserable?

¿Por qué lo que se hace en Suecia está bien pero no lo que se hace en Holanda?

Oye, ¿y qué pasa con los chaperos, travestis y demás prostitutos no-mujeres? ¿Esos sí pueden dedicarse a lo suyo, no hay que protegerlos del yugo patriarcal?

¿Todos los que pagan por follar son "retrógados"? ¿Nadie lo debe hacer por necesidad fisiológica o por qué sé yo otros motivos? ¿ahh, y los del PSOE que se van de putas (como esos de no recuerdo qué ayuntamiento de Andalucía), en qué categoría los ponemos?

¿Cómo es que utilizas una cita de un putero como Nietzsche en una entrada como ésta?

¿Por qué acabas el texto con ese "capicci" tan de la Cosa Nostra que le da un aire muy siciliano a todo tu texto?

a tus pies

von H

Silvia Cano Juan dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios, algunos son gratificantes, y otros estimulantes para la reflexión.

hacía tiempo, que no escribía, y hacía tiempo, Toni, que no confrontábamos ideas. Para mi, siempre un placer.

A ver si contesto a tus preguntas.

- Un 90 % de las prostitutas son mujeres inmigrantes, en situación irregrular, víctimas de la trata. Por tanto, no todas las que hay, son explotadas. La consellera el otro día aportaba un dato, de un 4 % que lo hace "libre". entre ellas estarían las de lujo, por ejemplo.

- se podría pensar que emplear a niños en lsa maquilas de guatemala, puede ser un bien (positivo, si queremos no utilizar ese término) para la economía familiar, y que al menos, trabajan y sobreviven. Bueno, es una manera de mirarlo. Hago una analogía, con el caso de la prostitución.

- no sé si todos los artículos de valcárcel son "maravillosos", pero el que comento en especial, me parece clarificador. he tenido la ocasión de ir a conferencias suyas y le leer algún libro, y me parece un personaje muy interesante, y una gran conocedora de la historia de la filosofía política, con una mente muy clara. Ahora, bien, no sé si con tus prejuicios antifeministas puedes valorar esto.

Respecto a mi moral sexual juedocristiana, jaja, permítame que me ría, porque puede que las Escolapías, el colegio religioso en el que estudié, me haya influido más de lo que querría, pero mi postura, no es contra el sexo, es contra la compra de sexo, eso que tu llamas una transacción comercial, y que tiene un fuerte componente de género, y de dominación patriarcal.

No quiero hacer una generalización, de que todos los hombres soís unos puteros y maltratadores, qué susceptibilidad la tuya. Ahoar bien, el canon hegemónico de masculinidad, creo yo, que algo tendrá que ver.

Desconozco si Nietzsche era no un putero, sí, era un misógino... paradojas de la vida, una va seleccionando lo que le gusta o no de los diferentes autores que va conociendo... y esa cita sobre los mendigos, me parecía que venía al hilo.

Podría aceptar la compra de sexo, en un mundo de iguales, pero como no vivimos en ese hipotético mundo, no es una situación equitativa.

Lo de Suecia y holanda son 2 modelos antagónicos de legislar, y con resultados contrapuestos. En Suecia, si lo que querían, era eliminar la prostitución de las calles, problemas de convivencia, y demás, lo han hehco. En Holanda, han optado por la solución contraria, y la promesa de seguridad social para las mujeres, no se ha cumplido, porque siguen trabajando la inmensa mayoría sin papeles. Es más, y creo que és te es un dato ilustrados, existe una relación directa entre el aumento de casos de violencia de género y el tiempo que lleva legalizada esta actividad. Y es que el mensaje social que se traslada sobre las mujeres, no se puede perder de vista.
Hay chaperos, travestis, y hombres prostitutos ¿pero quién sigue comprando sus servicios? Hombres.
Así, que lo que está en juego es el propio modelo de sexualidad.

¿por qué el llamado sexo terapéutico es sólo para hombres? ¿es que las mujeres discapacitadas, o con síndrome de down no tienen necesidades fisiológicas?

Los del PSOE que se van de putas, son tan puteros como cualquier otra persona, el patriarcado no entiende de siglas políticas.

jaja, acabo con capicci, porque explicitar por escrito lo que se sobreentendía, me parecía bastante evidente, y coño, licencias que me puedo dar aquí que es mi blog!!

Saludos

Horrach dijo...

Este tema se puede sintetizar más fácilmente de lo que a veces parece, trazando los dos niveles en los que se diferencia la prostitución real (al margen de los datos proporcionales, porque me gustaría saber cómo realiza la conselleria el trabajo de campo):

1. la prostitución en la que las mujeres ejercen a la fuerza.

2. donde no hay mafias y las mujeres ejercen su derecho de vender su cuerpo y parte de su tiempo por un dinero.

El problema que veo en tu punto de vista, Silvia, es que tú pretendes legislar en ambos, cuando legítimamente sólo puede hacerse en el primero, donde sí se da una clara infracción de la ley. El segundo caso se da en un ámbito de libertad y aunque las decisiones que tomen las prostitutas a ti no te gusten no tienes derecho a impedirles ejercer su libertad. Que tú consideres que su actividad legal, sin mafias, tiene algo que ver con valores patriarcales o falocéntricos es cosa tuya (que sean los hombres y no las mujeres los que buscan sexo de pago puede tener causas culturales, pero seguro que también tiene muchas motivaciones biológicas, ¿no crees?), no quiere decir que sea un delito. ¿O es que vamos a prohibir todas y cada una de las conductas que, sin invadir la libertad de nadie, tienen algo que ver con ideas o morales que nuestro gobierno detesta? ¿Estás diciendo que hay que prohibir la prostitución libre y voluntaria porque supuestamente ésta promociona 'modelos de sexualidad' falocéntricos? Al final se va a cumplir lo que decía el otro día Javier Marías en el dominical de El país referente a la cuestión de los humos en espacios públicos, que se está legislando porque con la todavía ley vigente los ciudadanos españoles no han hecho lo que el gobierno ZP pretendía, que es que dejaran de fumar. En este caso, como un número importante de mujeres decide prostituirse ejerciendo su derecho a la libertad, pero esa decisión no gusta, pues se les coarta su derecho. Simple y llanamente, eso es lo que estás diciendo, y no me parece que tenga un pase en un país democrático europeo. En otros sitios tal vez. Todo muy orwelliano.

saludos

La delirante dijo...

Estoy prácticamente de acuerdo con lo que planteas y como lo planteas, Silvia. Respecto a las disquisiciones que algunas personas plantean sobre la prohibición de la prostitución, para mi está claro: No se puede quitar la vida a otra persona aunque le pagues. No se puede exclavizar a alguién aunque le pagues. No se puede humillar a alguien aunque le pagues. No se puede maltratar a alguien aunque le pagues. No se puede comprar el aire, el agua, los sueños... por quince euros un frances y treinta un completo porque antes nos hemos encargado de desposeerle o alienarle.

jesu dijo...

Hola silvia, creo que tu opinión es interesante aunque personalmente yo no la comparta. No quiero entrar en un disputa como la que mantienes con Horrach, unicamente dar mi opinión. Creo que la prostitución es como la droga, los únicos que la compran son aquellos que la quieren y/o la necesitan, tanto hombres como mujeres, y que al no estar legalizada, deja un campo abierto para traficantes y mafiosos. si se legalizase la prostitución, desaparecerían chulos proxenetas o señores y señoras x (tambien exiten señoras, dedicadas a esto, pero a ellas se les llama madame que es más fino). Todas aquellas putas, chaperos, travestis y demás personas que quisieran ejercer la prostitución de forma libre lo podrian hacer, incluso podrian ser autónomos o tener su nómina como cualquier ciudadano, con su seguridad social o seguro privado, tendrían los malditos y desados papaeles que te piden al entrar en nuestro pais y no habría que echarlos, que con la actual ley se debe hacer. Prohibir algo como la prostitución me parece una medida desproporcionada e injustificada, puesto que hay hombres y mujeres que necesitan de estos servicios y otros que por placer lo requieren. Y como yo no me creo las estadísticas y si creo que un trabajador medio gana 1000 € y una puta de media 300 € diarios. Es evidente que la explotación no les permite cobrar a ellas o ellos integro este dinero, si se legalizase la prostiutución las putas ganarian más. y si yo puedo decidir acostarme, o claramente follar, porque es simplemente sexo, con una persona o con dos o hago un trio o le digo a mi pareja que me ate a la cama o que me haga lo que yo quiera, ¿no lo podría hacer libremente por dinero?, no debería existir un gobierno en el mundo que prohibiese la prostitución libre. El problema que se debería atajar es el de las máfias y proxenetas.
Para terminar creo que no se debería mezclar la prostitución con la pederastia.
Por cierto Silvia, todo esto desde el más sincero cariño y por supuesto repetando tu forma de pensar. Un saludo y un beso.

javi dijo...

Bueno estoy basicamente de acuerdo contigo Silvia, lo que
no comprendo es porque las prostitutas de lujo te dan igual, realmente lo unico que las diferencia de las otras es que cobran mas por sus servicios, en lo demas es igual de humillante y denigrante lo que hacen, o a lo mejor lo es mas porque ya sabemos que en este mundo materialista el dinero es dominacion y si el cliente paga mas a cambio exigira mas.